Posts etiquetados ‘EXPECTATIVAS’

La inconmensurable victoria de Garbiñe Muguruza en este Wimbledon 2017 nos ha dejado muchas imágenes en la retina. Desde la batalla descarnada del primer set al hundimiento por impotencia de Venus Williams en el segundo set.

Disfruté del partido y de la fuerza de nuestra jugadora. También de sus declaraciones. Porque de los deportistas se aprende cada día. De lo que hacen y de lo que dicen. Solo hemos de estar atentos y saber qué observar, qué escuchar.

garbi

Le preguntaban en una entrevista realizada por El Pais:
P: “Habla de aprender. Del triunfo de París a este de Londres, ¿qué ha aprendido exactamente?”
R: “El año pasado cuando jugué en París pensaba que iba a poder jugar al mismo nivel en todos los torneos. TENÍA MUCHAS EXPECTATIVAS y me decía: TENGO QUE JUGAR ASÍ, porque si juego así lo ganaré todo…”

Garbiñe nos habla aquí de las expectativas. Las expectativas no son más que las ideas que tu mismo te generas sobre lo que tiene que suceder en el futuro. Este ejercicio para el que estamos diseñados todos los seres humanos, parece fácil de realizar pero no lo es. Constantemente me encuentro casos de deportistas que se generan unas EXPECTATIVAS IRREALES de lo que tienen que hacer en el futuro. Y en todos los casos el resultado acaba siendo inferior al que esperaban.

En este caso Garbiñe nos cuenta que asumió que si había jugado así de bien un torneo tan exigente como Roland Garros, por lógica así debería continuar su nivel el resto del año, con resultados similares. De ahí no debía bajarse. Si a eso le añadimos la presión y la obligación que impone el uso de la expresión TENGO QUE, pues …

En la entrevista, Muguruza explica donde le llevó esa expectativa irreal: “El problema es que no se juega así normalmente y me frustré un poco, así que este año mi objetivo es tomármelo con más humildad”.

Garbiñe SE DA CUENTA primero y APRENDE de la situación que la llevó a rendir irregularmente tras ganar Rolad Garros y propone una solución, al menos la primera parte, al describir lo que no tendría que repetir este año, ya que se encuentra en una situación similar. La jugadora dice: “Lo que debo hacer es no estar pensando que por el hecho de haber ganado Wimbledon voy a llegar a todos los torneos y me los voy a llevar así, diciendo: está chupao. Si voy con esa mentalidad pierdo 6-1 y 6-1 todos los partidos.”

Garbiñe no nos revela la segunda parte de la solución, la conducta alternativa a la que ha explicado que no quiere volver a hacer, pero estoy segura de que ya la está poniendo en práctica. Desde aquí, toda la suerte del mundo.

Gracias por jugar a tenis y gracias por seguir comentando tus actuaciones.

Anuncios

EL EFECTO NOCEBO

Publicado: septiembre 14, 2016 en ATLETISMO
Etiquetas:, , ,
nocebo

EL EFECTO NOCEBO EN DEPORTE

 

Habéis oído alguna vez hablar del efecto placebo? Seguramente sí, y es posible que hasta alguno de vosotr@s lo haya experimentado en sus propias carnes. Se presenta habitualmente en situaciones médicas, donde se ha comprobado que si realmente crees que un determinado tratamiento funciona, acaba funcionando. Este polémico efecto se aplica también en otros muchos ámbitos, como en el de la propia psicología o el rendimiento deportivo.

Quizá el término nocebo, sin embargo, no sea tan familiar y es por eso que hoy os lo explico de forma sencilla, así como sus aplicaciones al deporte.

Nocebo es un término que se acuñó allá por el año 1961 por Walter Kennedy. Como casi todas las palabras de nuestra lengua viene del latín. Y significa literalmente “te voy a hacer daño”.

Si tu crees que algo va a tener un efecto negativo en ti, probablemente lo acabará teniendo. Como veis, tiene el efecto contrario al placebo. En otras palabras, si tus expectativas sobre un suceso son negativas, puede que inconscientemente actúes para que así acabe ocurriendo. Recordad que el cerebro es un “yonky” de la congruencia y hará todo lo posible para que todo cuadre.

Por eso os propongo lo siguiente. Como tener una mente de élite se caracteriza por alcanzar los retos propuestos y eliminar aquellas expectativas que no suman, os invito a confeccionar vuestra lista de “nocebos”. ¿Os animáis?

Algunos ejemplos de nocebos pueden ser:

· Interpreto mis errores como un patrón constante. Para que me entendáis sería pensar “me pongo nervioso siempre y siempre me ocurre lo mismo”.

· Mis puntos débiles son los que son. Me limitan y no hago nada para cambiarlos. Me resigno a convivir con ellos. Una conducta que reforzaría este pensamiento sería “sufro tanto en las subidas, me bloqueo tanto, que paso de las carreras de montaña y asunto arreglado”. Muy lícito, ¡por cierto! Sólo que sepáis por qué actuáis como actuáis.

· Mis sensaciones nunca se equivocan, ¡nunca! En este caso cada vez que no te “sientas bien” acabarás no rindiendo bien en carrera o entrenamiento. Recuerda que lo que sientes es lo que sientes. Ni más ni menos importante. Ni más verdad ni menos verdad. No es inamovible. Porque, ¿quién ha dicho que no sentirse bien va siempre ligado a correr mal?

¿Te has reconocido en alguna de estas maneras de funcionar? ¿Te atreves a añadir tus propios nocebos?

Tienes en tus manos mejorar tu rendimiento. ¡A por ello!