Posts etiquetados ‘empatía’

Son muchos los estudios que muestran las indudables ventajas del trabajo en equipo. Se ha demostrado que el “teamwork” ayuda a alcanzar mejores resultados y reporta mayor satisfacción en el trabajo. Es cierto que, como bien apunta Patricia Ramirez en su artículo “Tres desventajas de trabajar en equipo”, no es oro todo lo que reluce y hay veces que es mejor trabajar solo.

Ahora bien, si después de analizarlo decidís que para lo que os proponéis optáis por trabajar en equipo, seguro que os interesará saber un poco sobre el Proyecto Aristóteles, que impulsó Google en 2012.

Esta gran compañía, haciendo uso del BIG DATA, se propuso encontrar patrones que ayudaran a dilucidar por qué unos equipos funcionaban mejor que otros. Para ello analizaron millones de datos de miles de grupos de trabajo de todo el mundo. Esto es, resumidamente, lo que encontraron.

hakas-maories-todavia-epicas-lluvia_PLYIMA20140401_0017_9

 

  • NO IMPORTA LA COMPOSICIÓN DEL GRUPO: pueden funcionar igual grupos que socializan fuera del trabajo o grupos que no lo hacen. Pueden funcionar igual grupos con un liderazgo autoritario o grupos con un liderazgo más democrático. Da igual que los miembros del equipo sean más o menos tímidos, sociables… Todos pueden llegar a funcionar bien o mal.

 

  • LAS NORMAS GRUPALES NO ESCRITAS SON LA CLAVE: cada grupo tiene las suyas propias. En su calidad y efectividad radica la diferencia. Las normas no escritas tienen que ver con aspectos como la manera de abordar el fracaso, el incentivar nuevas ideas o la forma de comunicación.
  •  

  • LO IMPORTANTE ES CÓMO LOS MIEMBROS DEL EQUIPO SE TRATAN ENTRE SÍ: se da mucha importancia al hecho de que todos los miembros hablen en la misma proporción al finalizar el día. No importa que se de de forma natural o impulsada por el líder. Otro aspecto a destacar es la habilidad de captar cómo se siente el otro en base al tono de voz, expresiones y lenguaje corporal. O sea, ser un experto en empatía.
  •  

  • ESPACIO DE SEGURIDAD PSICOLÓGICA: percepción de que dentro del equipo todos se pueden arriesgar, equivocarse, proponer y ser ellos mismos sin temor al ridículo. Y donde se puede hablar de asuntos espinosos (si se quiere), no solo  relacionados con el trabajo y la eficiencia, sino también de la vida personal si así se desea.
  •  

    “THE TEAM WORKED WHEN WE ALL FELT LIKE WE COULD SAY ANYTHING TO EACH OTHER”

    “THE TEAM WORKED WHEN NO ONE WORRIED THAT THE REST OF THE TEAM WAS JUDGING THEM”

    Estos datos no hacen más que refrendar aquello que he podido vivenciar en los años de carrera deportiva profesional. El secreto no está donde aparentemente todo el mundo busca. Más bien radica en las normas no escritas que cada grupo inventa para funcionar y en ese espacio de seguridad, si es que lo hay, donde cada miembro puede SER O NO SER.

     

     

    Anuncios

    PADRES1

     

    Son muchos los clubs que me piden asesoramiento a la hora de trabajar con los padres de los jóvenes deportistas. Son muchos los entrenadores que, en pequeño comité, me cuentan las dificultades que les comporta lidiar con padres “exigentes”.

    Tanto a padres como a entrenadores, les suelo decir lo mismo. La premisa fundamental es que los padres: QUIEREN LO MEJOR PARA SUS HIJOS Y LES QUIEREN INCONDICIONALMENTE.

    Esta afirmación debería ser tenida en cuenta por los entrenadores; tenerla grabada en su mente para así poder entender mejor a los progenitores.

    Un ejemplo que ha llegado a mis manos esta mañana es el de Roser Alentà. Esta madre coraje afirma en una entrevista realizada a El Periódico que “todos los padres queremos ayudar a nuestros hijos a que cumplan sus sueños o a que disfruten con lo que les apasiona”.
    Si les digo que Roser es la madre de Marc i Alex Márquez, flagrantes campeones de MotoGP y Moto3 respectivamente, sus palabras adquieren mayor validez, si cabe, ¿verdad?

    Entrenadores, los padres quieren lo mejor para sus hijos. ¡No les quitéis esto!

     

    padre-e-hijo

     

    Ahora bien, una vez hecho el ejercicio de entender a los padres, ahora es justo que los padres entiendan qué tratan de hacer los entrenadores de formación.

    Me encanta un entrenador checo llamado Zdenek Zeman. No es entrenador de formación, ya que se dedica a entrenar a equipos de fútbol en la élite europea. Por eso sus palabras adquieren más valor. Zemen dice:” ganar (títulos) no es importante. Un técnico debe mejorar a los jugadores que tiene a su disposición”.

    En esa declaración de intenciones que me gusta tanto, radica la esencia del entrenador de formación. Su objetivo es MEJORAR A CADA UNO DE SUS JUGADORES. Y los padres deberían saber que es una regla de oro.

    Padres, los entrenadores intentan hacer mejor a cada uno de los jugadores que tienen a su disposición. ¡No les quitéis esto!

    Este pequeño ejercicio de EMPATÍA nos permite flexibilizar y evitar el nocivo vicio de JUZGAR a los demás desde nuestro propio punto de vista.

    Si a un padre le disgusta que un entrenador no saque a su hijo al terreno de juego, que piense primero ¿por qué?, si el objetivo del entrenador es que su hijo mejore.
    Si a un entrenador le disgusta que un padre le esté presionando para que su hijo juegue, que piense
    ¿por qué?. La acción está mal, pero si entiende que lo hace porque quiere que su hijo consiga su sueño, podrán sentarse a hablar…

    Ya hemos acercado posiciones. Ya tenemos mucho ganado simplemente cambiando de perspectiva y entendiendo las motivaciones del otro. El siguiente paso consiste en:

    – explicar a los padres cómo deben actuar para ayudar a sus hijos a conseguir sus sueños en vez de sabotearlos sin siquiera saberlo.

    – dotar a los entrenadores de herramientas para poder comunicarse mejor con los padres y hacer su trabajo de una manera eficaz e impermeable a presiones externas.