Archivos de la categoría ‘MOTOCICLISMO’

????????????????????????????????????????????????????????????????????

Este fin de semana asistimos a una bella carrera en Motorland. La lluvia incrementó la incertidumbre del resultado y pudimos ver una serie de conductas dignas de análisis.

Para los que no vieron la carrera de MotoGP, la carrera empezó en seco y todos los pilotos salieron con ‘slicks’ (el neumático que se usa bajo condiciones de seco). Pero a falta de 7-8 vueltas la lluvia apareció y fue incrementando paulatinamente. Dada esta situación ¿qué hacer? Hay que tomar una decisión subido a una moto a 300 km/h. Desde el sofá, amigos, no vale.

¿Qué pasa por la cabeza del piloto en esos instantes? Intentaré aproximarme.

Pongámonos en situación. La lluvia arrecia y parece que entrar a cambiar la moto es lo más lógico. Los slicks no están hechos para agua y la moto se hace inmanejable. Esto es un hecho.

¡Bien! Hay que tomar una decisión bajo estrés. Para ello nuestro cerebro empieza a funcionar en milisegundos y se producen una serie de cálculos. En Psicología llamamos a uno de estos cálculos PROCESO EVALUATIVO: el piloto debe evaluar la situación respecto a las demandas del entorno y respecto a los recursos propios.

En este caso Marc toma una decisión errónea porque MINIMIZA el factor lluvia (una de las demandas del entorno) y MAXIMIZA sus recursos propios. La CREENCIA de que es un gran piloto, ambicioso, osado, diferente, le hace pensar que puede conseguir lo que nunca nadie ha conseguido.
Su decisión, además, pasa por el filtro de la EMOCIÓN. Y la emoción predominante en él es la VALENTÍA.

En este caso concreto la valentía no le ayuda en la toma de decisiones; lo confunde. Pero en el cómputo global de su carrera ¡le ayuda tanto! Por eso le vemos arriesgando continuamente, equivocándose en situaciones aparentemente fáciles de vez en cuando y siendo irreverente. ¡Y lo seguirá haciendo!
Por eso es un GENIO. Para lo bueno y para lo malo.

En próximas carreras vaticino que seguirá comportándose de igual manera. Por eso su equipo tiene que jugar un papel importante y establecer algunas REGLAS ANTICIPATORIAS.

En Japón posiblemente sea campeón…pero por favor, si llueve…

Anuncios

El Mundo Deportivo 25 de marzo

Marc-Marquez-2013-Wallpaper-Download

“Ha sido bonito. Cuando iba detrás de él, cuando quedaban 10 vueltas, pensaba en el año pasado, en donde me había pasado (Rossi), cómo había sido la carrera esa, donde había fallado y estaba pensando más en eso que en la carrera de aquí. Por eso he decidido tirar, porque sé que Valentino es muy duro en las últimas vueltas.”

 

Este fin de semana ha empezado el Mundial de Motociclismo en Qatar. En la categoría reina se esperaba con gran espectación el regreso del campeón del mundo, Marc Márquez, más aún si cabe tras su desgraciada lesión a un mes y medio del inicio de la competición.

A la presión de defender título siendo tan joven se le unía la poca preparación encima de la moto. ¿Qué se podía esperar de todo esto? ¿Lo aprovecharían otros pilotos como Lorenzo, Pedrosa o Rossi?

El piloto de Cervera, una vez más, demuestra su enorme talento y su capacidad de superar situaciones difíciles con su impresionante victoria.

Leyendo sus declaraciones posteriores podemos aprender varias cosas que hizo muy bien.

GRAN MEMORIA
Los pilotos deben tener muy desarrollada esta capacidad. Deben memorizar el circuito, cada una de las curvas, las diferentes marchas, las referencias, los tiempos de frenada… Además deben de ser capaces de ir ajustando la trazada para sacar el máximo rendimiento a la moto. Si en la curva 7 de la primera vuelta se han equivocado en algún detalle del pilotaje, en la siguiente vuelta deben corregirlo, y así durante toda la carrera.
Márquez va un paso más allá. No sólo tiene todos estos datos en la cabeza sino que además retiene en su cabeza situaciones con otros pilotos en este mismo circuito en años anteriores. Estos pensamientos no le entorpecen sino que le dan información para tomar una decisión u otra.
Esa es la gran diferencia. No muchos pilotos pueden recordar tantas cosas sin irse al suelo.

AUTOMATISMOS
Marc Márquez tiene automatizado su pilotaje. Eso se lo dan las 10.000 horas de entrenamiento que lleva pese a su juventud. Al realizar gestos de forma automática, deja un espacio en su cerebro para recabar información relevante que le pueda ayudar a pilotar mejor. Cuando dice que no piensa y se divierte en carrera, no es que no piense, es que tiene totalmente interiorizada su manera de pilotar.

NO MIRAR AL FUTURO
En otro momento de su declaración, el piloto nos dice que, como siempre, no ha pensado en los puntos, en el campeonato, sólo en la carrera.
Es otra manera de decir que estaba centrado en lo que estaba haciendo en ese momento, buscando todas las herramientas que le permitieran pilotar a su 100%.
Una gran estrategia para quitarse presión y elevar su nivel de pilotaje.

APRENDER DE LOS ERRORES
Marc nos explica que el haber analizado los errores que cometió el año pasado le permitieron este año mejorar y llevarse la carrera.
Los errores hay que tenerlos presentes y analizarlos. Hoy en día se está extendiendo una peligrosa corriente que casi penaliza el hablar del error, no vaya a ser que el deportista pierda confianza.
Para ser un gran piloto debes analizar tu pilotaje. Y los errores son muy importantes para mejorar. No hay que tener miedo de convivir con ellos. Te dan información para mejorar. Quédate con eso.

Nadie es infalible. Marc tampoco, pero eso no le lleva a pensar que no es capaz. Todo lo contrario. Comete un error, lo localiza, aprende a no volver a realizarlo y sigue adelante. El premio…un año después.

¡Enhorabuena!

EL PERIÓDICO   31 de octubre 2012

JORGE LORENZO

“A mi lo que me mueve, mi objetivo, es aprender, ser mejor cada día y sobretodo divertirme sobre la moto, pasarmelo bien pilotando. Es la única manera de ganar. O así lo entiendo yo.”

Lorenzo nos mira a los ojos y nos dice: disfrutad, aprended y mejorad, esos son los objetivos. La consecuencia… ganar… o no, eso ya no depende sólo de ti.

GANAR ES LA CONSECUENCIA, NO EL OBJETIVO

De todos es conocido que los deportistas de élite utilizan LOS OBJETIVOS para ordenar su preparación, poner cierta lógica al caos competitivo y conseguir que su rendimiento sea el más óptimo posible.

No me extenderé aquí en lecciones sobre los tipos de objetivos que existen y sus bondades. Simplemente destacaré, como bien dice Lorenzo, que PASARLO BIEN (disfrutar, tener pasión por lo que se hace) es un objetivo tan poderoso que ayuda por sí solo al deportista a conseguir sus máximos logros, y en caso de no conseguirlos, a sobreponerse mucho más rápidamente que otros deportistas.

¿Por qué? Os preguntaréis.

Primero, pasarlo bien es un objetivo intrínseco, lo cual quiere decir que nace de ti, depende de ti, lo controlas, crees fervientemente en él y te produce un placer fuera de lo común. Si realmente amas lo que haces y te diviertes haciéndolo, ¿no es más fácil levantarse a las 7 de la mañana, entrenar duramente 3 horas, caerse de la moto, correr 1 hora más con dolor en las articulaciones, no conseguir un buen tiempo y aún así volver a intentarlo al día siguiente como si nada?

Segundo, disfrutar es una sensación placentera. Cuando consigues centrarte totalmente en lo que haces y te limitas – como Lorenzo – a pilotar, todo lo demás desaparece. No hay espacio para miedos, titubeos, pasado o futuro. Ese estado mental, tan relacionado con el yo en el aquí y ahora que tanto predica la meditación, es tan equilibrado y potente, que en el caso del deporte te lleva a rendir al 100% de tu potencialidad.

Y tercero, es el mayor alimento para la motivación, el mejor destructor de miedos y el mejor compañero de viaje de la presión, ya que como no la puedes eliminar – por mucho que algunos insistan- sí puede amortiguarla de tal manera que vaya contigo de la mano, recordándote lo que tienes que hacer pero sin distraerte o paralizarte.

Fijaos ,pues, como Lorenzo lo tiene claro y nos da aquí la receta del éxito. Primero disfruta, después aprende (de todo, de todos, cada día y sin final) y como consecuencia de esto, da un paso más cada día (sin compararte con nadie, mejor que tú mismo ayer y mejor mañana que hoy).

Y así, algún día ganarás… a los demás. Y si no lo consigues lo que sí es seguro es que cada día de tu vida te estarás GANANDO a tí.