Archivos de la categoría ‘BÁDMINTON’

carolinamarin_campeona_opt

Carolina Marín nos regaló ayer un espectáculo. Nos emocionó a todos con su bádminton plástico y su DETERMINACIÓN y VALENTÍA. Nos contagió y nos hizo soñar. Nos transmitió FE. Nos enseñó a creer que podemos conseguir lo que nos propongamos con LUCHA y CORAJE.

Pero como todo en la vida, el camino ha sido largo y lleno de dificultades. Nosotros solo vimos la parte visible del iceberg. Se nos escapa todo el trabajo técnico, táctico, físico y mental que ha soportado esta joven onubense. Desconocemos las complicaciones de la preparación. Si no, ¿de dónde salen estas declaraciones suyas al diario El País días antes de empezar la competición?

“Tres días antes del torneo no me sentía con fe; había perdido toda la confianza. Es asombroso.”

¿Es eso posible? Nadie lo diría viéndola jugar durante toda la semana. Entonces , ¿qué pasó para que se transformara en SuperCarolina?

Como no he tenido el honor de hablar con ella, intentaré explicar algunas cosas sobre la autoconfianza que puedan ayudarnos a entender un poco lo que presenciamos en la cancha.

1. La AUTOCONFIANZA es un montón de cosas, pero lo más importante de todo es que es una CREENCIA.

Así pues, es un JUICIO que nosotros mismos nos hacemos sobre nuestras CAPACIDADES de realizar una TAREA con ÉXITO.

Básicamente es estar plenamente convencido de que podemos hacer algo. Es tener fe.

2. La AUTOCONFIANZA es variable en el tiempo. El deportista, dentro de su periodo de preparación puede sentir más o menos confianza, en función de muchos factores como pueden ser resultados, lesiones, problemas personales… Incluso dentro del mismo partido, la autoconfianza varía de un grado a otro. Se pudo apreciar perfectamente en los últimos puntos jugados por la rival de Carolina. Li varió menos, deshechó golpes que anteriormente le estaban dando un gran resultado y falló más de lo normal.

Es debido a esta fluctuación que Carolina podía pensar antes de empezar el torneo que no estaba preparada, cuando realmente sí lo estaba, e ir viendo poco a poco que sus RECURSOS estaban ahí para ser usados en su beneficio.

3. La AUTOCONFIANZA a pesar de ser subjetiva, tiene un sustrato objetivo. No vale decir que ahora me voy a poner el chandal, entrenar una semana y a la siguiente ganar mi primer campeonato de bádminton. No vale decir que tengo unas ganas feroces de vencer a las jugadoras chinas y con eso ya está, por arte de magia, ¡porque lo deseo!. Así no funcionan las cosas. DESEO sí, pero con TRABAJO y ESFUERZO.

Primero pongamos nuestra energía en crear unos RECURSOS sólidos. Y luego añadamos la convicción.

4. La AUTOCONFIANZA puede ser global o específica. Significa que puedes creer mucho en tu juego y dudar de tu talento cantando, pero eso no hará que rindas menos en la pista. Y si nos vamos más al detalle, dentro de tu propio juego, puedes ser muy bueno en el juego tenso y no creer tanto en tu golpeo rectificado y aún así tu confianza en tu juego no verse mermada. Dependerá, como hemos dicho, de tu juicio.

La buena noticia es que la AUTOCONFIANZA se puede moldear. Carolina Marín nos lo ha demostrado. Nos ha convencido a todos de que podía. Nos ha regalado un ejemplo que es como la vida misma.

A veces dudamos de nosotros mismos pero con buenas herramientas no habrá catedral que se nos resista. CREAR PARA CREER.

Carolina, desde aquí mi más profunda admiración. Gracias.

Anuncios