Cómo combatir la ansiedad y la depresión

Publicado: febrero 16, 2016 en ATLETISMO, REFLEXIONES DE DEPORTISTAS
Etiquetas:, ,

mujer corriendo

 

La ansiedad no es más que una reacción emocional que pone en marcha nuestro organismo cuando nos encontramos en una situación de alerta. De hecho, la ansiedad es buena porque nos ayuda a resolver problemas puntuales de nuestro día a día.

Podemos hablar de ansiedad adaptativa cuando se da con una intensidad leve o media, ante estímulos previsibles, con una duración limitada y con un grado de sufrimiento moderado. Para que nos entendamos, un ejemplo de ansiedad adaptativa serían “esos nervios que os entran antes de empezar una maratón”; nervios que desaparecen una vez os ponéis en marcha.

El problema radica cuando nos sentimos ansiosos ante situaciones que no deberían poner la maquinaria en funcionamiento, cuando la ansiedad dura demasiado o cuando su sufrimiento es exagerado.

En nuestras sociedades avanzadas, muchas de las amenazas que teníamos en el pasado han dejado de existir. Aun así, hoy en día, se producen miles de casos de trastornos de ansiedad. Junto a la depresión, son las dos enfermedades mentales que más castigan el primer mundo.

Diferentes estudios han demostrado que el running disminuye la ansiedad y la depresión leve. Es por ello que a todos aquellos que aun no os habéis animado a iniciar la práctica del running, si os sentís nerviosos, con pequeños síntomas de ansiedad, estrés o ánimo bajo, os recomiendo que os pongáis ropa deportiva y salgáis, progresivamente, a correr.

Ya desde el primer día que lo intentéis, observaréis como, durante el periodo de tiempo que estéis corriendo, vuestra activación fisiológica se verá reducida y esa sensación de “alerta” tan molesta y continuada se verá rebajada. ¡Las endorfinas harán el resto!

¿Cuántos de vosotros, seáis nóveles o expertos, llegáis a casa con dolor de cabeza, embotamiento, cansancio físico o dolor de cabeza? ¿Cuántos de vosotros os sentís faltos de energía, más negativos de lo normal o sobreactivados?

Si en ese momento conseguís romper la barrera de la tentación y salir a correr, os garantizo que al regreso a casa os sentiréis significativamente más satisfechos, con menos dolores tensionales, más enérgicos y felices.

Tengo que matizar que estos efectos se producen si salís a realizar ejercicio aeróbico moderado. Si ese día os toca un entrenamiento más “pro” y se han planificado series al 90%, la exigencia fisiológica es otra y los resultados también. Aunque la sensación placentera al acabar será la misma, si no mayor.

Por ello, recomiendo que aquellos que detectéis que estéis ansiosos, no vayáis al botiquín. Os propongo que cambiéis el ansiolítico de turno por una carrerita. Es más barato y más saludable…

 

¿Por qué ir a la química externa si la tenemos dentro de nosotros?

El running es el mejor ansiolítico del mundo. ¡Funciona!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s